Edición 177

Algo que a menudo ignoramos, especial- mente cuando estamos en una excursión o viaje de buceo es la alimentación balan- ceada, quienes buceamos pasamos por alto la importancia de una buena nutri- ción, durante el viaje la mayoría come en exceso, especialmente en los días de bu- ceo. Estos son a menudo los mismos individuos que piensan que bucear en sí mismo es parte del régimen de ejercicio o entrena- miento y siempre están discutiendo sobre las calorías quemadas durante el buceo para justificar comer y beber lo que de- seen. Ya que practicar el Buceo de forma regular mejora y mantiene tu estado físico y tu resistencia. Bucear durante una hora puede quemar hasta 500 calorías, por lo que es tan beneficioso como ir una hora al gimnasio. El aumento de apetito que a menudo se experimenta después de una inmersión se puede evitar comiendo mejor todo el tiempo, especialmente antes de las inmer- siones. Controlar las porciones y tomar mejores decisiones alimentarias son cambios clave en la nutrición que, en última instancia, tienen un impacto dramático y positivo en la salud. Al comer alimentos saludables en cantidades inteligentes, los buzos pueden beneficiar su salud más allá del control de peso y la grasa corporal, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades cardíacas, alta presión arterial y diabetes. A largo Plazo El buceo puede ser una actividad para toda la vida, siempre y cuando los buzos estén en buena forma física y se mantengan así. Si los buzos planean bucear toda su vida, también deben planear ejercitarse regu- larmente toda su vida, estudios médicos demuestran que los beneficios obtenidos por ejercicio y alimentación retrasan el en- vejecimiento, la actividad física durante los años 20, 30 y 40, ayudarán a los buceado- res de entre 50, 60 y más años. Contar con estos beneficios es en realidad un paquete muy atractivo, practicar la aptitud física continua para toda la vida, ayuda a los buzos a prevenir, controlar y revertir enfermedades, mejorar el trans- porte de oxígeno a los músculos, reducir la cantidad de aire (o gas respirable) utili- zado, extender el tiempo de buceo (no el tiempo de fondo), aumentar la resistencia y reducir la fatiga, llevar menos peso, me- jorar la agudeza mental, reducir el riesgo de enfermedad por descompresión, mejo- rar la agilidad en las embarcaciones y terre- nos irregulares, mejorar la comodidad y el movimiento en la superficie y bajo el agua, y mejorar el control de la flotabilidad y la eficiencia al desplazarse con aletas. ¿Hace falta algo más para que nos veamos en el parque o el gimnasio? 34

RkJQdWJsaXNoZXIy OTE4NTg1