Sistema Antitiburones. ¿Quimera o realidad?

Por: Mónica Alonso Ruíz. Planeta Profundo

Los buceadores somos personas con gustos extraños. Algunos de nosotros amamos a lo tiburones, que son potencialmente peligrosos, y nos apasiona el buceo con ellos. Y a pesar de ello nos seguimos sumergiendo con ellos.
¿Por qué lo hacemos?
Las razones son muy personales, desde los que desean una experiencia con altos niveles de adrenalina, hasta los que admiramos la impresionante natación y forma de moverse de estos majestuosos animales.
¿Es seguro?
De las más de 500 especies de tiburones que existen, solamente una decena de ellos son peligrosas para los humanos. Es cierto que al igual que se hace en las experiencias de avistamiento de diversos animales del tipo “superdepredador peligroso” hay que recurrir siempre a ciertas medidas de seguridad.
La presencia de los humanos para estos animales a menudo supone una perturbación o impacto y no podemos esperar que su conducta, sea la de indiferencia y sumisión, y tampoco debemos descartar conductas agresivas.
¿Están las aguas infestadas de tiburones?
Cuando te sumerges por diferentes mares uno descubre que los tiburones son escasos y que es difícil encontrarse con uno, salvo en zonas donde suele haberlos, y en esos casos no hay tantos como nos gustaría.
¿Tenemos que preocuparnos por la presencia de tiburones en el océano?
La verdad es que las cifras hablan por sí solas, y de los datos de Global Shark Attack File, el organismo encargado de registrar los ataques de tiburón desde principios del siglo XX, se obtiene que la probabilidad de morir por ataque de tiburón es de 1 entre 3.800.000, casi despreciable. Así que podemos decir que es casi imposible morir de un ataque de tiburón ya que al año no se producen más de una decena de muertes por incidentes
con tiburones: no atacan por lo general a los humanos.

Para conocer el reportaje completo con todas las imágenes que lo ilustran

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *